El verdadero significado de las plegarias en budismo

Imagen de felipe

El ser humano no es una criatura caida que ruega por sus necesidades mientras espera misericordia. De acuerdo al budismo, cada persona tiene el potencial de controlar su mente y su vida. Es solo su ignorancia la que le impide percatarse de esta situación. Ya que el Buda reveló esta verdad, cada persona debe cultivar su mente para así desarrollar este potencial.
El budismo da completa responsabilidad y dignidad a cada ser. Les hace sus propios amos. De acuerdo al budismo, no hay un ser supremo sentado juzgando las acciones y el destino de cada uno. En lo que respecta a la vida individual, la sociedad y el mundo, todos estos aspectos están a cargo de cada individuo, no de lo que otro ser quiera que sea.
La naturaleza es imparcial, no puede ser aplacada con plegarias. No concede ningún tipo de favores debido a solicitudes. Por tanto en budismo, las plegarias es un tipo de meditación cuyo objetivo es el cambio a nivel personal. Este tipo de meditación busca reacondicionar a cada individuo. Es transformar la conducta personal por medio de la purificación de las tres facultades: pensamiento, palabra y acciones.
Por medio de la meditación, uno puede comprender que 'la mente crea nuestra realidad', inclusive la psicología moderna está ahora de acuerdo con esta premisa. Cuando recitamos plegarias, experimentamos un tipo de liberación mental, se crea un tipo de efecto que ayuda a desarrollar devoción y confianza.
El buda mismo fue expreso con respecto al hecho que ni recitar escrituras sagradas, o la auto-tortura, o dormir en el suelo, o la repetición de plegarias, penitencia, himnos, cantos, mantras (repetición de palabras), conjuros e invocaciones pueden traer felicidad genuina, lo que llamamos nibbana.
En lo que respecta al uso de plegarias para llegar a la meta final, el buda hizo una analogía de un hombre que desea cruzar un río. Se sienta y reza pidiendo que el otro lado del río se acerque y le ayude a cruzar, estas plegarias no son respondidas. Si realmente desea cruzar el río, debe hacer un esfuerzo, debe encontrar troncos y construir una balsa, o buscar un puente o construir un barco o inclusive nadar. Debemos hacer un esfuerzo para cruzar el río. De la misma manera, si lo que desea es cruzar el río de samsara (ciclo de renacimientos y sufrimiento), las plegarias por si mismas no le van a llevar al destino final.
Si la plegaria es necesaria, debe ser únicamente para fortalecer la mente y no para suplicar ganancias. La siguiente plegaria es de un poeta muy reconocido, nos enseña a rezar, puede ser tomada como una meditación para fortalecer la mente:

«Déjame rezar no para estar protegido del peligro
si no para no tener miedo al enfrentarme a el.
Déjame no suplicar por la calma de mi dolor,
si no para tener el corazón de conquistarlo.
Déjame no caer en el miedo ansioso de ser salvado,
si no por la paciencia de ganar mi libertad.»
By: Venerable K. Sri Dhammananda

http://www.discoverforbuddhismandscience.com/2016/04/meaning-of-prayer-i...